1/1

Noticias na prensa sobre a Edición 2020

Por fuerza, la tercera edición del certamen internacional de música clásica de Vilagarcía será muy distinta a las anteriores. Pero en absoluto un mero  trámite. El programa que ayer presentaron Miro Serén, como concejal de Educación, la directora del conservatorio, Rosina Sobrido, y el gerente de la  Fundación de Deportes, Juanmi Doval, abre la baraja de Clasclás a dos espacios de elevado potencial para el desarrollo de eventos, el castro Alobre y
su entorno y la playa de A Concha- Compostela, y vincula la música culta con algo tan aparentemente alejado de sus ejes como la práctica deportiva.

La pandemia de coronavirus ha obligado al Concello de Vilagarcía a aplazar el Clasclás de este año a 2021, pero para mantener vivo el espíritu del festival, la organización ha decidido convocar una edición "especial, diferente e inusual" en la que el deporte tendrá gran protagonismo. No será posible que haya música en directo, pero la población sí que podrá escuchar conocidas melodías a través de las cuatro actividades programadas (todas al aire libre), que tendrán lugar los días 3, 7, 8 y 9 de julio. Según comentó el concejal de Deportes, Argimiro Serén, se enmarcan en el proyecto "Son da casa".

El Festival Internacional Clasclás fue una de las primeras citas que se cayó de la agenda, precisamente por su carácter de punto de encuentro entre músicos de todo el mundo. Sin embargo, la organización (Concello y Conservatorio) decidió no renunciar a hacer de la música clásica una de las protagonistas de la agenda del verano. Y lo hace con una edición más local pero también más abierta.

Qué importante es descontextualizar en ocasiones la música y sacarla de su zona de confort. Qué importante es que conquiste territorios que a priori no le son propios, porque eso casi siempre implica conquistar también públicos que le eran ajenos. Y eso es precisamente lo que hará la tercera edición del Clasclás, el festival internacional de música clásica de Vilagarcía. Llevar la música culta a lugares tan infrecuentes como un castro celta o a la playa al atardecer. Y a actividades con las que hasta ahora no se la relacionaba como una sesión de un Dj o una clase de spinning al aire libre a ritmo de clásica en pleno centro de la ciudad.

Sesión de música clásica en el Castro Alobre.
Faro de Vigo. 4 de julio de 2020

La edición más alternativa y especial del Festival Internacional de Música Clásica de Vilagarcía arrancó al anochecer -el viernes- en un espacio  emblemático como es el Castro Alobre, un yacimiento único, emplazado prácticamente en el centro de la ciudad que sin embargo no es tan conocido como debiera, incluso entre la población local. De hecho el evento con el que dio su pistoletazo de salida este atípico Clasclás (con motivo de la pandemia
no fue posible organizar un festival  a nivel internacional) también buscaba poner en valor el castro vilagarciano. Hubo aforo limitado para garantizar
el mantenimiento de la distancia interpersonal entre los asistentes, que fueron distribuidos en pequeños grupos, cada uno en una zona circular -delimitada- que simulaban las viviendas que en su día albergó el Castro Alobre. De la música se encargaron Cristian Silva y Xosé Piñeiro, que protagonizaron un acto conducido por Xoán Mariño y Erea Hierro. El público salió encantado del concierto, por lo que fue todo un éxito. Por su parte, Ahituvi montó la barra para servir algo de beber a los asistentes. Además de la parte estrictamente musical, este Clasclás también tendrá un fuerte componente deportivo. Así, el martes 7 en la Plaza de Galicia habrá dos sesiones de speening con 20 bicicletas cortesía de la piscina municipal (cerrada por obras). Serán de 10.30 a 11.15 horas y de 11.45 a 12.30. Al día siguiente (8 de julio) y en el mismo horario, habrá una primera actividad de tonificación en la playa Compostela y una segunda de yoga, ambas impartidas por personal de la Fundación de Deportes. Los formularios de inscripción están en la página web del Clasclás y del Concello. El festival concluye el día 9, fusionándose con “Ás 9 na praia”.

La música clásica luce músculo.
Faro de Vigo. 7 de julio de 2020

Liberar endorfinas al ritmo de grandes piezas de la música clásica es posible. Y es que el sudar no solo obedece a ritmos caribeños o de sintetizadores, también compositores como Haydn, Wagner o Beethoven saben lo que es motivar al esfuerzo a través de sus notas. El Clasclás ha sabido convertir una sesión de spinning en un acercamiento a la música clásica.

“Hemos querido experimentar con una de las múltiples posibilidades que ofrece la música clásica y estamos muy contentos con el resultado”. Con estas palabras definía Rosina Sobrido, directora del festival Clasclás, sus sensaciones al observar como decenas de vilagarcianos sudaban sobre una bicicleta de spinning al ritmo que marcaban las composiciones más épicas de la música clásica. Con Estados Unidos como referencia a la hora de testar la  erfecta
combinación entre el ejercicio físico y el gusto por lo musical, el Clasclás 2020 ha tirado de ingenio para seguir fomentando el gusto por un formato que cuenta con más adeptos de los reconocidos. Y es que solo escuchar “La cabalgata de las valkirias” de Richard Wagner la verdad es que entran ganas de
empezar a levantarse del sillín y seguir el ritmo que te marca el monitor. Y es que esa esencia de algunas composiciones épicas son perfectamente  aplicables a la motivación al esfuerzo. Ayuda también el encontrar la pieza adecuada para cada momento de la sesión. La sugestión de la música, sin exclusión, queda claro que se convierte en una ayuda extra para el monitor a la hora de conseguir el propósito de cada entrenamiento.

 

El jardín de Ravella fue el lugar donde se desarrollaron las dos sesiones de spinning de aproximadamente media hora cada una en la mañana de ayer. El material cedido por Serviocio, sumado a la colaboración de los técnicos deportivos de la Fundación de Deportes, hizo que todo fluyese al ritmo de la música seleccionada. Desde los momentos de hidratación, los de máxima intensidad o, incluso, los de vuelta a la calma, encontraban en los oídos la concentración necesaria para el mejor aprovechamiento del entrenamiento. Y todo ello con la higiene y desinfección que se exige en estos tiempos en las bicicletas. Hoy también se podrá disfrutar de un nuevo episodio de la versión más deportiva del Clasclás. Será en la playa de A Compostela en las modalidades de tonificación muscular y yoga. El único requisito será inscribirse en www.clasclas.com o en la propia playa antes de las 10.30 horas.

Exhibicións de «spinning» a ritmo de música clásica no xardín de Ravella.
La Voz de Galicia. 7 de julio de 2020

No seu empeño de facer da necesidade virtude, a organización do Clasclás pretende desterrar na mañá de hoxe unha desas falsas ideas preconcebidas. A de que a música clásica non é perfectamente compatible cunha actividade coma o spinning. Con tal fin, hoxe o Clasclás Sport ofrecerá dúas exhibicións, con inicio ás 10.30 e ás 11.15 horas. Unha actividade prevista inicialmente na praza de Galicia, pero que se traslada ao xardín da praza de 
Ravella pola previsión de altas temperaturas. As bicicletas de spinning estarán colocadas respectando a distancia de seguridade, procedéndose á súa desinfección, así como o de todo o resto do material empregado, tanto antes como ao remate das dúas exhibicións. Ademais, os participantes deberán
seguir en todo momento as indicacións do persoal da organización no tocante ás normas de seguridade e de hixiene fixadas nestes momentos.

«Spinning» a ritmo de clásico.
La Voz de Galicia. 8 de julio de 2020

El Clasclas tuvo ayer una sesión muy especial. Sonó la música clásica, pero para darle ritmo a una sesión de spinning, que contó con una notable  afluencia de deportistas. Para hoy, la cita del festival de música clásica tendrá al yoga como protagonista, en A Compostela.

A Concha inaugura “As 9 na praia” con el concierto de Cristian Silva y Xosé Piñeiro.
Faro de Vigo. 9 de julio de 2020

La confluencia entre la clausura del Clasclás y la inauguración de “Ás 9 na praia” lleva al chill out de A Concha el segundo concierto de Cristian Silva y Xosé Piñeiro además de otra ‘pinchada’ de música clásica. De la conjunción de estas dos propuestas organizadas por el Concello de Vilagarcía surgirá la primera noche muy especial de un cliclo en el que al espectáculo natural del atardecer, combinado con la coctelería que propone “Ás 9 na praia”, se sumará un concierto y una sesión de música clásica. El concierto correrá de nuevo por cuenta de Cristian Silva (flautas y gaita) y Xosé Piñeiro (guitarra), que ya actuaron el pasado viernes en el Castro Alobre. En esta ocasión interpretarán un programa completamente diferente, centrado en piezas
más contemporáneas y alguna composición propia. También será distinto el modo de interpretarlas ya que en esta ocasión recurrirán a un formato más eléctrico. “La selección es una muestra de música clásica contemporánea para gaita, con ejemplos de minimalismo, nuevas técnicas o técnicas  extendidas, así como el empleo de música electrónica y loops. Al final del concierto interpretaré dos temas de mi disco Ego y el sencillo Estado de fuga en
formato acústico”, explica Cristian Silva. La ‘pinchada’ clásica (antes y después del concierto) se convertirá en un acercamiento a compositores e intérpretes más recientes con sorprendentes propuestas de revisiones de algunas de las grandes piezas de la música clásica. Como su propio nombre indica, el chill out “Ás 9 na praia” abrirá su recinto a las 21.00 horas. En ediciones anteriores el espacio estaba abierto y cada cual podía acomodarse en el espacio que quisiera. Este año, debido a las normas de seguridad impuestas ante la crisis del covid, el recinto estará perimetrado y, aunque la entrada es gratis, habrá control de acceso hasta completar aforo de en torno al centenar de personas. El público deberá además respetar las normas de higiene y seguridad, y llevar la mascarilla puesta hasta que estén sentados donde se les indique. La oferta de bebidas incluye mojitos, daikiris de fresa y caipiriñas (5 euros), estos mismos cócteles sin alcohol (4), batidos naturales de helado de vainilla, de helado de vainilla y plátano y de fresa y plátano (5), cerveza (2 ), sangría (2 ) y agua (un euro). La de hoy será la primera cita de un ciclo que se extenderá hasta el próximo 24 de julio y que servirá de promoción de  grupos locales y de sesiones de ‘pinchadas’ como la que mañana tendrá como protagonista al actor David Seijo.

Tercera convocatoria del Festival Clasclás de Vilagarcía de Arousa, apurando por la vía de urgencia, tras verse obligado a reducir sustancialmente el proyecto previsto y que en principio iba a desarrollarse entre los días 1 y 10 de julio, abriendo con la “OSG”, dirigida por Guy Braunstein, en el Auditorio Municipal. La convocatoria se repartiría por espacios emblemáticos de la villa: el Pazo de Rubianes, el Pazo da Golpelleira, el Pazo do Castriño, las iglesias de Vista Alegre, Santiago Apóstol do Carril, y San Miguel de Sobrán (Vilajoán), además de lugares como A Praza da Pescadería y el Salón García. Formaba el equipo artístico del certamen, el violinista y director Guy Braunstein, la violinista Clara- Jumi Kang; el también violinista Jesús Reina, el viola Maxim Rysanov; los chelistas Alisa Wellerstein y Zvi Plesser; el pianista Sunwook Kim; la flautista Gili Schwarzman y el trompetista David Fernández. El proyecto incorporaba una serie de “masterclasses” y el “Clasclás Summit”, con el complemento de sesiones de coaching” y mesas redondas dedicadas al desarrollo de una carrera profesional y musical en el ámbito internacional.